Mando de calefacción vehículo

Elige una marca
Filtros

El mando de la calefacción del vehículo no solo sirve para ajustar la temperatura dentro del coche. Este mando también permite regular la ventilación, así como desempañar tu parabrisas o quitar el hielo de él. ¿Necesitas cambiar el mando de la calefacción de tu Ford o tu Mercedes al mejor precio? ¡Descubre las piezas de recambio que te proponemos en Reparcar!

¿Cómo instalar un mando de la calefacción de segunda mano?

Desmontar el mando de la calefacción de tu coche es muy simple, aunque puede ser un proceso largo, será necesario desmontar el salpicadero. Es decir, si a tu coche le cuesta calentarse, climatizarse o ventilarse correctamente, es bastante probable que una u otra pieza de este sistema estén dañadas.

Si estas completamente seguro de que es necesario cambiar el mando, las siguientes etapas detalladas a continuación te ayudarán a situarte. Considéralas como unas primeras recomendaciones que pueden evitarte futuras averías con consecuencias más graves que un pequeño defecto en el mando. Una vez retirado el salpicadero, tendrás acceso a piezas que normalmente están muy bien ocultas, aprovecha para hacer una pequeña inspección.

Antes de nada, desconecta la batería. Idealmente, espera un par de horas después de encender el motor, así evitarás quemaduras. 

A continuación desmonta el salpicadero. El procedimiento dependerá del coche y pueda que tengas que desmontar el cuentakilómetros, el autorradio, el volante y los controles centrales.

Saca el conector del comando de ventilación y retira las fijaciones. El comando de ventilación en sí se retira fácilmente.

Antes de volver a montar tus piezas recambio, hay el procedimiento para hacer comprobaciones más específicas. Estos procedimientos incluyen el estado de desgaste del filtro del habitáculo, el pulsador de activación del aire, el radiador y si tu coche está equipado con ello: el compresor de climatización. 

Una vez ya has efectuado estas verificaciones y has reemplazado las piezas que han sido necesarias, puedes empezar a instalar tu nuevo mando de la calefacción de tu vehículo. Aprieta las fijaciones y vuelve a poner los conectores del mando. 

Vuelve a montar el salpicadero y conecta la batería.

¿Cómo funciona un mando de la calefacción?

Aunque no todos los vehículos están equipados con un sistema de climatización, todos disponen de un sistema de ventilación. Este mismo sistema permite calentar el interior del coche. 

De hecho, el sistema de calefacción recupera el agua proveniente del circuito de enfriado del motor y la lleva hasta la ventilación donde se produce un intercambio térmico con el aire del ambiente. El aire caliente es proyectado hacia el interior del vehículo mediante ventiladores, los cuales se activan desde el salpicadero. Esta operación no solo permite reciclar la energía calorífica del motor, sino que también permite evitar un sobrecalentamiento del motor, desviando el calor hacia el interior del vehículo. 

Además de este reciclaje térmico, el sistema de ventilación también permite evacuar el aire del ambiente del vehículo y renovarlo, bajando los niveles de Co2 y de otros gases producidos a la vez por el motor (gas de escape) o los ocupantes del vehículo. 

El mando de la calefacción ayuda igualmente a descongelar el parabrisas, los vidrios y la carrocería del vehículo. Nada más útil que un poco de calefacción para poder ver la carretera con más claridad. 

Sea cuál sea el modelo de tu coche, su sistema de calefacción está estrechamente relacionado con la ventilación. Si el sistema de ventilación es defectuoso, el sistema de calefacción no podrá funcionar. Si se trata de un fallo en el sistema de calefacción, entonces será la ventilación quien tenga que subir el ritmo para compensar. Un esfuerzo de más que acelerará su deterioro. 

En ambos casos, el uso del mando de la calefacción del salpicadero será ineficaz, por no decir inútil. 

¿Cuándo reemplazar un mando de la calefacción? 

La primera cosa que tienes que hacer cuando afrontas un mal funcionamiento relacionado con el sistema eléctrico es echar un vistazo a los fusibles. Los circuitos eléctricos de tu coche son complejos, pero puede que tu problema venga de un fusible, el cual no tiene nada que ver con el sistema de calefacción pero cortocircuita el resto de la caja. Verifica tus fusibles antes de cambiar tu mando de la calefacción. 

En cuanto a los coches más modernos, la caja de servicio inteligente o la unidad del habitáculo para los Renault, que son los sistemas que controlan el conjunto de mandos eléctricos, pueden ser otra causa. La única diferencia es que estos elementos son mucho más complejos que una simple caja de fusibles, ya que su diagnóstico debe realizarse mediante un equipo especial y es mejor dejarlo a un profesional.

Si efectivamente, el problema viene del mando de la calefacción, la pieza será imposible de reparar y será necesario encontrar un recambio. De hecho, si no puedes arreglar el sistema de calefacción y ventilación de tu vehículo, no solo estás poniendo en riesgo tu confort. La calidad del aire que respiras dentro del coche también va a ser mala, además debes de tener en cuenta que una mala circulación del aire, puede deteriorar otras piezas a la larga. 

De entre todos los indicadores que nos indican un mal funcionamiento del mando de la calefacción, presta especial atención a los ruidos del salpicadero. Si el sonido de silbido se acentúa, el problema viene probablemente de los filtros de aire, si percibes vibraciones, se trata de un problema del mando de la calefacción, el cual no está debidamente fijado al salpicadero. 

De todas formas, si la rueda de ajuste gira sin resistencia, es debido a que ya no funciona y tendremos que cambiarla.

Descubre todas las piezas de segunda mano que te proponemos en Reparcar, sea tu vehículo de la marca que sea, todo al mejor precio. Mercedes, Ford, Seat y más, encontrarás todas las casas, así podrás comprar la pieza de recambio que más te convenga.

Mando de la calefacción, cosas que tienes que saber:

El calentamiento del interior del habitáculo es un elemento esencial para el confort de tu conducción. Normalmente se encuentra asegurado por una serie de equipamientos repartidos a lo largo del salpicadero, los cuales te permiten hacer cambios según tus necesidades. El sistema de calefacción de un vehículo dispone de una opción que te asegura una temperatura constante: mediante unas resistencias situadas en los vidrios (los descongelan y los desempañan). A continuación, encontrarás unas indicaciones prácticas para utilizar correctamente tu mando de la calefacción.

¿Para qué sirve el mando de la calefacción de mi vehículo?

Los mandos relativos a la calefacción de tu vehículo, no solo sirven para controlar la temperatura constante en el interior del habitáculo, también son los encargados cómo hemos visto anteriormente, de otras funcionalidades esenciales. Recordemos que el sistema de calefacción también es un sistema de ventilación que permite calentar el interior. La renovación del aire es algo esencial dentro del vehículo, permiten neutralizar todas las emisiones de gas y otros residuos que pudieran infiltrarse. Así pues, los mandos de la calefacción no solo sirven para calentar o refrescar, sino que también para proteger tu salud, gracias a la renovación del aire del ambiente.

A continuación, te detallamos los servicios proporcionado por los mandos de la calefacción, situados cerca del salpicadero:

  • El sistema de calefacción: esta función es particularmente útil durante las heladas y los meses de frío. El funcionamiento de este mando se basa en la recuperación del agua, la cual proviene del circuito de enfriamiento del motor. Así mismo, cuando enciendes el calefactor, abres un grifo que deja pasar el agua caliente dentro del circuito de la calefacción. Entonces el aire caliente solo tiene que proyectarse en el interior del coche.
  • La ventilación: al contrario que la climatización, la ventilación no permite realmente refrescar el ambiente del coche. De hecho, permite evacuar el aire y renovarlo, de manera que descienden los niveles de Co2 expulsados por el coche y sus ocupantes. Este sistema no es 100% eficaz. Veremos que en muchos vehículos hay la función “ventilación en modo reciclaje del aire”. Con esta función no recibimos aire exterior, sino del interior del coche gracias a un componente de los mandos que nos permite controlar la procedencia del aire. En los modelos de coche más nuevos, este proceso se realiza automáticamente gracias a un calculador que rebascula.
  • La climatización: este equipamiento no viene siempre de serie, y por ello se trata de un sistema más complejo, el cual enfría el aire del interior del vehículo. La climatización también utiliza un gas refrigerante que enfría diversos componentes. Esta solución permite evidentemente paliar las altas temperaturas, pero también contribuye a evitar los sobreconsumos de energía y el uso de compuestos altamente contaminantes como por ejemplo los gases refrigerantes. Además, siempre se recomienda no superar una diferencia de 5°C entre el interior y el exterior. Para activar la climatización, tendremos que pulsar un botón llamado “A/C” (Aire/Climatizado).



¿Cómo reparar la calefacción y la ventilación?

Aunque la climatización no siempre está presente en un vehículo, la ventilación y la calefacción son dos elementos perfectamente relacionados, que no pueden desasociarse. Aunque el sistema de calefacción no necesita una limpieza en particular, la ventilación requiere de tu atención para un funcionamiento óptimo. Recuerda limpiar las entradas de las rejillas situadas bajo el parabrisas, estas suelen estar obstruidas por polvo. Cambia el filtro del aire todos los años o cada 20 000km según las recomendaciones del fabricante. 

El filtro del habitáculo es un elemento que varía según el modelo del vehículo y está presente tanto en vehículos que disponen o no de climatización. Su función principal es filtrar literalmente las partículas y compuestos del aire exterior. Este elemento se encuentra generalmente a nivel de la entrada de la entrada de aire, pero puede también encontrarse en la guantera o detrás del motor. También podrás encontrarlo cerca del radiador calefactor o aerotérmico, detrás del panel de control central. Un filtro en mal estado no permitirá una buena circulación del oxígeno en un vehículo con las ventanas bajadas o peor aún: el mal funcionamiento provocará el deterioro de la resistencia del ventilador en caso de obstrucción. Si observas una bajada de la potencia de ventilación en el interior del coche, sea de la climatización o de la calefacción, debes estar alerta. 

¿Cuándo hay que cambiar el filtro de la calefacción?

Cuando el grifo del calefactor está abierto, el agua caliente entra en el circuito de la calefacción. Un ventilador se ocupa de expulsar el aire caliente por las vías aéreas del interior del vehículo. El radiador de calentamiento actúa como un verdadero conversor térmico agua/aire, que se ocupa de recuperar la energía calorífica del motor, para calentar el aire del habitáculo. Este equipamiento nunca es objeto de control o revisión, debido a su inaccesibilidad. Por lo tanto será imposible de reparar en caso de disfuncionamiento y tendremos que reemplazarla. A continuación, los problemas más frecuentes relacionados con el sistema de calefacción:

  • Restos a nivel del suelo o la moqueta: puede tratarse de una fuga de líquido de refrigeración, el cual provoca un hedor desagradable. En cualquier caso, se aconseja verificar que la fuga no proviene del equipamiento de la calefacción o del circuito de refrigeración. También se recomienda controlar el grifo.
  • Una condensación importante en el interior del vehículo que puede estar causada por una fuga al nivel del radiador de la calefacción.
  • Una bajada importante de temperatura en el interior del coche: se trata probablemente de un problema de obstrucción o aerotérmico. El fallo puede también venir del filtro del habitáculo, el cual también puede estar obstruido como hemos visto. 

¿Cómo reparar el radiador de la calefacción?

Normalmente, el radiador de la calefacción está situado en el salpicadero, pero esto dependerá del modelo del vehículo. Para desmontar todo el conjunto, necesitarás tu caja de herramientas, trapos y una bandeja de vaciado. Tendrás que proceder de la siguiente manera:

  • Comienza por desconectar la batería para evitar cualquier tipo de accidente. Espera algunas horas después de apagar el coche para evitar quemaduras. Desmonta el salpicadero y accede a él.
  • Retira el cuentakilómetros desconectando sus cables, después desmonta el panel central de control.
  • Quita el mando de ventilación: esto incluye el conjunto de botones relacionados con la caja de la calefacción y sus cables asociados.Acaba por desatornillar el salpicadero, retirando los tornillos situados disimuladamente detrás de los elementos citados anteriormente. Dependiendo del modelo, tendrás que desmontar la guantera.
  • A continuación, tira con cuidado del salpicadero, de manera que puedas separar los elementos. Tendrías que ver el radiador de la calefacción.
  • Pon tu bandeja de vaciado debajo del radiador, y empieza a extraerlo. Abre el tapón para liberar presión en el circuito de enfriado. Deja caer el líquido liberado por este proceso. Quita las durezas del radiador y después los tubos. Puede ser que tengas que desmontar la caja de la calefacción, fijada en el compartimento del motor. Utiliza un trapo para secar los restos de líquido.
  • Acaba por instalar el nuevo radiador repitiendo el mismo proceso a la inversa.

La calefacción es una condición importante para tu comodidad en la carretera, pero también se trata de un elemento de vital importancia para el buen funcionamiento de tu vehículo. Un sistema de calefacción/ventilación incorporado, reducirá progresivamente las funciones esenciales de tu coche. Es necesario vigilar regularmente las entradas de aire y asegurarte de que los filtros están en buen estado. En caso de duda, contacta con un profesional.




Top